sábado, 30 de enero de 2010

concepto y definición del huerto casero desde la perspectiva de los sistemas agroforestales

Los sistemas agroforestales se consideran de los más antiguos sistemas de cultivo utilizados en el mundo. Sin embargo el interés en ellos, desde un punto de vista político y científico, empezó a tomar forma después de los años 70, a raíz de las crecientes dudas sobre la eficiencia de las políticas de desarrollo vigentes, que no parecían enfrentar adecuadamente las necesidades del creciente número de pobres rurales.
  En América Latina, el interés por los huertos caseros tradicionales ha crecido debido, principalmente, al auge alcanzado por los sistemas agroforestales y el esfuerzo de muchas instituciones a nivel internacional. Sin embargo, aunque se ha señalado la importancia de los huertos caseros para las poblaciones de bajos recursos, no ha habido esfuerzos serios para brindar apoyo institucional y político que fortalezca la investigación en estos sistemas, debido entre otros, a su complejidad extrema.
  Los huertos caseros tropicales tradicionales ocupan un lugar muy singular en los sistemas agroforestales. Ningún otro es tan diverso en cantidad de especies y variedades, y diverso en estructuras y posibles asociaciones y tan complejo en sus funciones como el huerto casero. Esto lo hace, a la vez, un sistema sumamente interesante pero complicado de entender, que requiere del enfoque multidisciplina rio e integrado, combinado con una visión de promoción/ extensión abierta y tolerante hacia sus características principales.
  Para complicar el asunto, hay muchos diferentes términos que se utilizan para indicar el huerto; a la vez, hay muchos conceptos y sistemas que se quieren designar como “huerto” o “huerto casero”. Falta un consenso universal sobre la definición del concepto.
  Solo en América Central, y dentro de una misma zona geográfica, hemos encontrado grandes diferencias en lo que se percibe como “huerto” incluyendo huertos de hortalizas, huertos mixtos agroforestales, cuya producción es para la venta, huertos de frutales, huertos de hortalizas y tubérculos manejados de forma biointensiva, etc. Para completar la confusión, hay lugares en los cuales “la huerta” es la parcela agrícola. También hemos encontrado otros diferentes nombres para designar lo que nosotros creemos es un huerto casero: solar, patio, jardín y huerto son algunas variaciones dentro del mismo idioma. !Imaginable entonces, es la confusión que se da cuando se consideran huertos en diferentes zonas geográficas y en diferentes partes del mundo!
  Por su gran diversidad en formas, contenido y usos, y por la falta de un consenso universal sobre el concepto de huerto, es importante establecer la definición de huerto casero tropical tradicional.
  En América Latina la variación entre tipos de huertos caseros es enorme, debido a factores geofísicos, sociales y culturales predominantes, como su herencia cultural, el acceso a la tierra y el arraigamiento de las comunidades con la tierra (Niñez 1990).
  Sin embargo, en términos generales, el huerto casero agrofo restal tradicional está compuesto por diferentes áreas de manejo, caracterizadas por su uso. Estas contienen diferentes combinaciones de especies animales y vegetales, y variedades de árboles, arbustos y plantas.
  Los huertos caseros tienen una fuerte tendencia a volverse cada vez más importantes en la zonas urbanas y periurbanas debido al crecimiento de la población urbana de escasos recursos y a la creciente presión sobre la tenencia de la tierra.







Los sistemas agroforestales se consideran de los más antiguos sisteas de cultivos urilizados en el mundo. Sin embargo el interés en ellos, desde el punto de vista político y científico, empezó a tomar forma después de los años 70, a raiz de las crecientes dudas sobre la eficiencia de las políticas de desarrollo vigentes, que no parecían enfrentar adecuadamente las necesidades del creciente número de pobres rurales.






A fin de mostrar la amplia gama de nociones e interpretaciones sobre el concepto de huerto casero, presentamos un conjunto de definiciones que ilustran los elementos comunes a este sistema productivo.

* Sistema de producción agrícola basado en una parcela permanente que incluye una residencia, y que es trabajado por miembros del complejo residencial. La producción del huerto casero suple-menta la alimentación de los usuarios. (Brownringg 1985)  * Sistema de uso de la tierra en el cual hay un manejo deliberado de árboles de uso múltiple y arbustos en asociación íntima con cultivos agrícolas anuales, peren-nes y, generalmente, animales. Todo incluído en el compuesto residencial y manejado intensivamente por mano de obra familiar. (Fernández y Nair 1986)

 * Anexo a la residencia que son seleccionados no solo por su producción de frutas comestibles, sino también porque proveen usos medicinales, ornamentales y otros (Rico-Gray et al 1990 *)

 
 * Sistema de producción en pequeña escala que provee plantas y animales para el consumo y enseres utilitarios que no pueden ser conseguidos debido a la falta de capital o de accesibilidad a los merca-dos, parcelas agrícolas, cacería, recolección pesca o trabajo pagado. Los huertos caseros tienden a estar ubicados cerca de la residencia por motivos de seguridad, conveniencia y cuidado especial.  * Ocupan tierra marginal para cultivos agrícolas y mano de obra marginal para las actividades económicas principales de la familia. Incluyen especies ecológicamente adaptadas y especies exóticas, y se caracterizan por las bajas inversiones de capital y tecnologías simples que se utilizan en ellos (Niñez 1987)



  * Conjunto de especies vegetales de utilidad humana deliberadamente escogidas combinadas de manera que imiten a un sistema natural. El sistema comienza con especies anuales, y se desarrolla a través de dife rentes etapas de siembras hacia un ecosistema conformado por árboles económicamente valiosos y una alta diversidad de cultivos en el dosel inferior (Jose y Shanmugaratnam 1993).


 * Sistema de producción suplementario y en pequeña escala, para (y manejado) por los miembros de un hogar y que simula el ecosistema natural con sus múltiples estratos (Hoogerbrugge y Fresco 1993)














Fuente: Lok, Rossana. 1998. Introducción a los huertos caseros tradicionales tropicales. Módulo de Enseñanza Agroforestal N.3. CATIE/GTZ. Costa Rica. P. 113.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada